Leyendas de Salamá


CULTURA ESPIRITUAL DE BAJA VERAPAZ
LITERATURA ORAL

El departamento de Baja Verapaz está inmerso en la historia antigua y moderna de la provincia de la Verapaz. Forma una sola unidad con el departamento de Alta Verapaz, por lo tanto poseen una historia y una ecología común. Comparten un solo proceso histórico, ya que fueron divididos como departamento hasta 1877. A partir de entonces, conforman entidades políticas diferentes, pero su plataforma de valores culturales siguen unitaria, presente e inalterable en toda la región, compartiendo, tradiciones y sistemas sociales.

Por estas mismas razones, el departamento de Baja Verapaz estuvo habitado desde tiempos prehistóricos por etnias de origen mayanses, tales como los poqomchí y los ahí. Se hace necesario subrayar que al nivel lingüístico, el achí no es más que una variante del idioma Kíche´. Probablemente, en tiempos prehispánicos, la etnia K´iche´ habitó parte del territorio de la actual Baja Verapaz.

Como sucedió en el vasto territorio de la Verapaz, la tenaz resistencia a la conquista española en el siglo XVI fue feroz y prolongada, no bastante, los intentos de pacificación, como los de Fray Bartolomé de las casas y la conquista total del territorio de la Verapaz, se llevo a cabo ya muy entrado siglo XVIII. De todas estas importantes históricas, participa el actual territorio de Baja Verapaz.

Por los procesos sociales de la zona la cultura máyense poqomchí y achi´ predominan en sus significados sobre la cultura de ascendencia occidental introducida por los españoles en la región. No bastante, gracias a la resemantización, muchos elementos de la cultura y la oralidad occidental tienen vigor y presencia en el departamento, en especial en los núcleos urbanos de San Jerónimo, Granados y Salamá, la cabecera departamental.

Por ende, la literatura oral de la región presenta amalgamada, resemantizada y ofrece una considerable riqueza en sus matices ancestrales en dos vías formativas por un lado, se hunde en la cultura prehispánica y por otro lado, posee persistentes ecos de la literatura española medieval y árabe.

Las formas literarias tradicionales que destacan en el departamento son las leyendas míticas, formativas e históricas, así como las animísticas de espantos, aparecidos y ánimas en pena. En este tipo de testimonios orales, se conjugan tanto las herencias mayanses como las españolas más antiguas.

También sobreviven formas literarias occidentales como cuentos maravillosos, de animales, de fórmula y adivinanzas, con claras resonancias de la literatura medieval de los siglos XV y XVI.

En la región existen varios tipos de narradores de tradiciones orales, que son muy apreciados por su sabiduría legendaria. Por una parte, existen narradores de oficio especializado, que poseen entre sus habilidades, saber transmitir toda la memoria histórica de su pueblo, dar consejos a la comunidad y ser auténticos centinelas de las culturas de la región. Este narrador toma el nombre de Anciano Mayordomo o Ajtzij entre los achi´es en tanto entre los Poqomchiés se denominan AjQ´orolre´najtiir laj bánooj; y “lengüeteros” o cuenteros entre los mestizos de los núcleos urbanos.

Los otros tipos de narrador/es orales son: el ocasional, que narra, sin la magistralidad de los anteriores, pero guarda en gran parte de su sapiencia las tradiciones ancestrales de su pueblo, el Ajtzij entre los achi´es y Ajk´atool entre los poqomchi´es, auténtico sacerdote maya, quien hila el mundo de lo sagrado el de lo profano en la cultura mayanse de la zona.

Como en toda Guatemala, las tradiciones orales se manifiestan en situaciones sociales particulares como velorios, cabos de novenas, bodas y cumpleaños, así como en el atrio de las iglesias de los poblados, en los parques o en lugares determinados, en donde un narrador de historias se reúne “a contar las cosas de antes del pueblo”. También en la intimidad del hogar o alrededor del fogón, los ancianos enseñan a los jóvenes y niños sus autenticas tradiciones orales, generalmente contadas en idiomas mayanses.

La literatura oral del departamento es exuberante y vasta en su profundidad y alcance en la memoria histórica comunal.

Estas leyendas configuran en gran parte la historia que narra el drama, que no es más que un reflejo de la historia prehispánica de los antiguos pobladores achiés en sus luchas constantes con los señoríos K´iche´s, que según estudios etnohistóricos, etnográficose historiográficos, han comprobado recientemente.

Variantes de esta leyenda se encuentra en cada municipio de la región, pero especialmente en Salamá, San Miguel Chicaj y Granados, así como en Purulha de ascendencia poqomchi´. Variantes de leyendas de gran delicadeza y de este tenor, se encuentra en Purulhá, Salamá y San Jerónimo.

Otras narraciones míticas de elevada belleza literaria existen en la zona. Así, en Salamá se narra la leyenda mítica de Kabracán. Cuentan los ancianos Mayordomos o Ajtzij, que el Dios Mundo está sostenido por cuatro hombre gigantescos, que cuando se cansan “ de sostenerlo a tuto” se cambian de posición y es cuando se producen los temblores de tierra. Por eso, a los temblores se les denomina cabracanes en la región. También se afirma que, “en cuanto empieza a temblar, las mujeres deben hacer “tur tur” como cuando llaman a las gallinas”, para que kabracán no se lleve el corazón del maíz, ya que éste es la sangre de los pueblos de Baja Verapaz. Variante de esta leyenda se conoce como “Sipac y los tres Espíritus del Maíz”, en San Jerónimo y “Sipac, El Poderoso” , en Purulhá. También en San Miguel Chicaj existe la leyenda que cuenta la lucha entre la serpiente y el ángel del relámpago y el espíritu del maíz.

Las leyendas animísticas de espantos y aparecidos abundan en el territorio. Así, en Salamá, el Sombrerón es un hombre gigante, con gran sombrero que cuida a los animales en la noche. Sólo se le puede ver antes del alba. La Siguanaba está en todos los pueblos y caseríos del departamento; la Llorona, en El Chol, presenta una variante muy especial, ya que en lugar de ahogar a su hijo se lo come para vengarse de su marido “ que se había relacionado con una mujer de Cobán” En San Miguel Chicaj se habla de la Sirena, que sale todas las noches en el río Ixcayán. Se cuenta que fue una mujer desobediente que vivía en las afueras de San Miguel y se fue a bañar al rió Ixcayán el viernes Santo, por lo que Dios la castigó y la convirtió en sirena. Otros espantos, como la siguamonta, el Cadejo y los Tzizmites, de la caña de azúcar, abundan en San Jerónimo, Purulhá y Cubulco.
En cuanto a las formas literarias de ascendencia occidental en Salamá, se encuentran cuentos maravillosos de extraordinaria belleza entre la población mestiza. Es así que en el barrio del Calvario se narra la historia del pájaro grifo, que trata de las aventuras de un muchacho, del Chol, que tiene que conseguir las plumas de un pájaro mágico llamado grifo, para poder curar y casarse con la hija del Gran Señor del país del agua. Después de una serie de sucesos maravillosos, el joven de El Chol, atrapa al ave y se va a vivir al palacio del Señor del Agua.

* Fuente:
Revista Tradiciones de Guatemala
Baja Verapaz 21
Bancafé- Prensa Libre
Págs. 10 a la 15.
C.L. de Turismo
CL. 28/11/03

LEYENDAS DE SALAMÁ

Abundan las leyendas animistas. Destacan las de animas benditas, basadas en la creencia católica en la existencia del purgatorio en donde las almas se purifican, mientras sucede esto, andan vagando en busca de paz ya que Dios no las deja entrar al cielo sin antes salvar cuentas en la tierra.

La leyenda sobre entierros de dinero son de origen Español y sugieren de un hecho real en algunas casas antiguas hay personas enterradas junto al dinero.

El fósforo de los huesos emite una luz verdosa que atrae a quien pasa cerca. Se narra que según los que ven está luz tienen alma a fin a la del difunto. Se cree que la persona dueño del dinero y los tesoros tienen a aparecer en el mismo lugar que alguien lo encuentra. Al ser encontrado, el alma del difunto descansa.

 

EL CADEJO


El famoso perro con ojos de fuego es una de las leyendas más famosas en nuestro municipio el cadejo les aparece mas de noche a los bolos, dicen que los cuidan. Hay dos clases de cadejos, blanco y negro, el blanco los pierde y los deja en lugares desolados, el negro los cuida en lugares desolados.

LEYENDAS DE REZADORES DE LA NOCHE

Eran unos encapirotados que vagaban errantes por los barrios de la ciudad. La gente decía que aparecían los primeros viernes de cada mes, caminando por las orillas de las banquetas y con velas en las manos, el aullar de los perros los anunciaba, si alguien se paraba para verles, podía perder la vida, por eso los rezadores salían a representarse ante los curiosos, les entregaban una candela rogándole devolvérsela la noche siguiente; la candela se convertía en un fémur y ante este hecho se salían un simple hueso. Los rezadores se los ganaban, pero si salían a entregar con un niño en brazos se salvaban.

EL DÍA DE LOS INOCENTES

Salía un cajón rústico de muerto, el cual daba vueltas alrededor de la Ceiba el 28 de diciembre. Según la leyenda eran dos amigos y el uno le hizo una broma al otro, el uno se subió a la Ceiba se cayó y se murió desde entonces el cajón aparece en ese lugar.

LOS JUDIOS

Salen el Viernes Santo en la madrugada, se han visto las gradas del calvario llenas de judíos con ropajes elegantes y de cascos que brillan como oro.

LAS ANIMAS QUE SUBEN AL CALVARIO

En tres filas en los lados van animas caminando, en el centro animas hincadas, todas van con una vela en la mano. Según las personas mayores las que van hincadas van pagando sus pecados.

Según las abuelas en tiempos de Rafael Carrera se encontraba atrincherados en el calvario los soldados que estaban de parte de Cabrera y se miraban que eran atendidos por una señora y otra señora que se veía que no caminaba si no que flotaba en el aire curándole las heridas y dándoles de comer y beber, se ponían enfrente de las balas que les disparaban a los contrarios siendo estos personajes, San José y la Virgen del Rosario, como prueba de ello la imagen tiene dos balazos en el cuerpo habiéndole recompensado este milagro; carrera por salvar a su tropa les dio joyas valiosas como cadenas, anillos y aretes, las cuales les fueron robadas.

LA SIGUANABA

Es quizá el personaje más común en las áreas rurales y urbanas. Se trata de una mujer vestida con un camisón blanco transparente de pelo negro largo, la cuál aparece bañándose en los tanques de agua o en los ríos, si se trata del área rural.

La Siguanaba sé hacia por los hombres que trasnochaban buscando aventuras nocturnas, hasta que los perdía en el barranco, luego de haberles mostrado su horripilante cara de calavera equina. Para evitar su maleficios, algunos mordían una cruz, una medalla o un machete. La función de la Siguanaba es estrictamente correctiva, pues castigaban a los maridos infieles y aquellos que, sin ser casados iban tras cualquier mujer.

EL DUENDE O SOMBRERON

Es un escrito juguetón personificado como un hombre pequeño vestido de negro con un gran cinturón de hebilla brillante y un sombrero de ala ancha y bota con tacones y espejuelos de oro.

Acostumbra molestar a las jovencitas y a los caballos, a quienes enreda las crines y las colas. A las muchachas de pelo negro y de ojos bonitos, les arroja basura, piedra y estiércol en su comida; según la leyenda, después de haber enredado el cabello a las muchachas, el duende baila y canta acompañado de una guitarra, como resultado, la muchacha no duerme y termina enfermándose o muriéndose.

EL CANGREJO DE ORO

Aparece en la quebrada de Orotapa que arroja peces y juilines ciegos y cuando es el invierno salen ranas amarillas, parecidos al color del oro.

LA LLORONA

Había una aldea en lugar lejano de Guatemala, donde vivía una muchacha junto a sus padres, era ella bastante humilde y analfabeta, nada la ponía hacer de los que haceres de la casa por su falta de inteligencia, siempre la acompañaban a los llanos, a las faldas de los cerros, a los riachuelos, por temor a que le acaeciera una calamidad. Si salía sola regresaba con rasguños en sus vestidos y cortaduras pequeñas en su piel. Los padres vivían tristes por su hija que era tontita.

Un día, sin que sus papás se dieran cuenta, salió sola y siendo ya muy tarde del día, no llegaba, el rato oyeron grandes llantos a distancia, los papás salieron corriendo y orientándose por el llanto llegaron al río cercano a la aldea y ¡Qué sorpresa! sobre las aguas profundas y tranquilas vieron el cuerpo inerte de su hijita la Juanita, que flotaba sobre las aguas, su pelo lacio, negro y largo se extendía tranquilamente. Sus padres tomados de las manos corrieron y al llegar muy cerca del cuerpo de su hijita, vieron lo peor, una corriente de agua se la llevó rió abajo. Los padres la lloraron por mucho tiempo, hasta que ellos murieron de tristeza. Desde ese tiempo se oyeron grandes llantos y giritos en los ríos de Salamá. Así nació la leyenda de la llorona.

Aquí en Salamá se le oye llorando a altas horas de la noche. Muchos la han visto otros la han oído. Sale en el río Salamá a altas horas de la noche a la altura del puente. El coronel Isidro una vez que venía de su servicio en la zona militar, en el centro de la ciudad, pasaba a la altura del puente a eso de las doce de la noche y con sorpresa vio a una mujer en el río con su pelo largo y alborotado que le hacia señas para que llegara a donde ella estaba; el coronel apresuró el paso y al terminar de pasar el puente, oyó el llanto fuerte y lastimero. El coronel se dijo: ¡Dios mío! es la llorona, nunca en mi vida la había visto.

Nunca más volvió a pasar por el puente a las doce de la noche.

LA SIERPE

Los abuelitos contaban acontecimientos de principios del siglo veinte que daba temor a las personas por esas narraciones. Decían que hace muchos pero muchos años aconteció un fenómeno de la naturaleza en el municipio de San Miguel Chicaj. Llovió con furia y en las pocas casas que existían las tejas ya ruidosas dieron lugar a muchas goteras, de manera que los vecinos se tuvieron que refugiar en el edifico de la municipalidad, era un edificio bien construido. Los organales que formaban callejones binen delineados como consecuencia de los trazos de los españoles en tiempo de la conquista, sufrieron averías. Lo que más recordaban los vecinos y que los llenó de espanto, fue una sierpe descomunal, medía muchos metros y de gran grosor, la vieron atravesarse en el centro del pueblo, iba entre las correntadas de agua sucia que fueron a dar al río lleno de tanta agua.

Los kajauicheles (personas poderosas dentro de la religión católica) subieron al campanario de la iglesia y repicaron lo suficiente, hasta que el aguacero amainó.

La sierpe se fue río abajo hasta llegar al río Salamá, al secarse las aguas, salió lentamente y al ver un zanjón largo y obscuro se metió a vivir allí. Este zanjón está exactamente frente a lo que hoy es el rastro municipal de ganado mayor y menor, cercano al río que pasa debajo del puente la Libertad en la ciudad de Salamá. Muchas gentes creen haberla visto, dicen que ha crecido mucho, de tal manera que se transformó en leyenda. Algunos comentan que le han visto dos cachos de carne sobre su cabeza, por lo que poca gente se atreve a pasar por ese lugar, principalmente cuando principia a oscurecer; también afirman que su alimento diario es la sangre de los animales que destazan en el rastro.

Ambrosio era un muchacho de veinte años y a la altura del puente la Libertad, sus amigos lo encontraron y al verlo con el pelo hirsuto y preguntarle que le había pasado; no podía hablar, señas hacía hacia el rastro y al fin pudo decir:
¡La Ser… pe me salió la sier….pe!

Tuvieron que darle un trago de aguardiente con limón, en una cantinita que cerca había. En otra oportunidad, doña Beta, pasaba por el rastro con su bebé en brazos, eran las seis de la tarde, cuando vio a la sierpe a medio callejón, salió huyendo, del susto botó a su bebé. La sierpe se lo comió. Gendarmes y vecinos salieron en busca de la sierpe, al acercarse al zanjón, oyeron fuertes resoplidos de animal furioso, también huyeron.

Doña Beta se enloqueció anda aun deambulando por las calles.

La sierpe sale, toma sangre, se arrastra a su madriguera y asecha a cualquier persona desprevenida. Lo que las personas afirman es que cuando la sierpe sale es porque sale.

 

* Fuente:
La Pluriculturalidad
Costumbres y Tradiciones de Salamá, B.V.
Universidad de San Carlos de Guatemala
Centro Universitario del Norte
Sección Salamá
Técnico en Administración de Empresa
Grupo No. 5
Metodología de Investigación, 2,001
Pág. 21 a 23

&
Pedro Benjamín Ramos San José
C.L. de Turismo
02-03-04
CL.


Volver al inició de esta ciudad turística.
Volver al inició de los Comités Local (español).

Copyright © 2003-2004 DEVELOPPEMENT CADI INTERNATIONAL. Derechos reservados.